Contacto: magirona9@gmail.com

CD - 2004
    

1.
Minuet 3 (anònim)
1' 25"
2.
(H)oy que cultos le dedican (Josep Gaz)
5' 53"
3.
Minuet 11 (anònim)
0' 54"
4.
Dé al ayre su dulce voz (Josep Gaz)
4' 22"
5.
MInuet 5 (anònim)
1' 13"
6.
Amantes jilgueros (anònim)
4' 27"
7.
Minuet 2 (anònim)
0' 58"
8.
Laetentur caeli (Manuel Gònima)
2' 34"
9.
Minuet 7 (anònim)
0' 59"
10.
Jazmines y azucenas (Josep Gaz)
4' 79"
11.
Minuet 11 (anònim)
1' 29"
12.
Amor sí, placer no (anònim)
2' 26"
13.
Minuet 6 (anònim)
1' 04"
14.
Aire, agua, cielo y tierra (anònim)
1' 30"
15.
Ball del Princep (anònim)
1' 01"
16.
Minuet 1 (anònim)
1' 09"
  Escuchar 30 segundos de cada tema


Composiciones del Barroco.
Música vocal e instrumental de la Catedral de Girona de los alrededores de 1700.

  La Capilla de Música de la Catedral, constituida ya en el s. XIII, es una de las instituciones primordiales en la vida de la Girona barroca. Constituida por doce clérigos y cuatro monaguillos, provenientes en su mayoría de las comarcas gerundenses, estaba dirigida por el maestro de capilla, profesional de gran categoría, encargado de dirigirla y de componer nuevas piezas para las ceremonias, tanto de la catedral como de otros conventos de la ciudad. El cargo disponía de un presupuesto notable y de unos estatutos que regulaban sus actividades con bastante detalle.
El archivo de esta Capilla, una de las importantes del país, conserva una colección de cerca de un millar de partituras del siglo XVII y XVIII, donde se puede ver la fuerza de la música religiosa, ya sea como elemento difusor del mensaje eclesiástico ya sea como herramienta de prestigio social dentro de una Girona que multiplica el número de sus habitantes y amplía su espectro social. Esta era la única música de calidad que podía oírse en la ciudad regularmente.
Siguiendo estrictamente las directrices del Concilio de Trento, el canto de esta capilla tenía dos ámbitos principales: el canto gregoriano para las celebraciones litúrgicas y la composición libre en el ámbito paralitúrgico, destinada a actos religiosos de carácter más popular, donde se integraban las diversas voces de la polifonía con los sonidos de una amplia variedad de instrumentos, bajo los preceptos estilísticos del llamado barroco hispánico. El villancico era una de las formas musicales más recurrentes, al ser una pieza ligera con gran preponderancia de la línea melódica y con un aire a menudo cercano a la danza que reflejaba un cierto ruralismo idílico. Escrita para uno o más grupos de voces, a menudo se presenta con un acompañamiento instrumental de ritmo generalmente ternario y con unos textos, en lengua castellana, muy cultos y de una retórica cargada de simbolismo aleccionador.
Josep Gaz (1656-1713) activo en Girona entre 1690 i1711 destaca entre los compositores de finales del barroco en Cataluña. Nacido en Martorell y enterrado en el claustro de la catedral gerundense, su catálogo de villancicos en el archivo capitular es de notable calidad. "(H)oy que cultos le dedican" es uno de los villancicos que deberían ser más interpretados a juzgar por las copias conservadas. Dedicado a San Narciso, patrón de la ciudad, conlleva tres coros vocales y otro instrumental. El texto compara el blanco de la flor con la pureza del santo. Dedicado al mismo santo y con argumentación floral similar conservamos el villancico "Jazmines y Azucenas", guardado actualmente junto a otros del mismo Gaz en la Biblioteca de Cataluña de Barcelona.
Del villancico anónimo "Aire, agua, cielo y tierra", de principios del siglo XVIII, sólo nos ha llegado el estribillo o vuelta, que hace jugar los símbolos de los cuatro elementos de la creación con la dualidad cielo-tierra de la Eucaristía
Manuel Gónima (1710-1792), nacido en Lleida y activo en Girona entre 1735 i1774, fue el compositor de transición entre el barroco y el clasicismo. De sus 71 obras conservadas en el archivo capitular destaca su motete "Laetentur caeli", donde muestra el estilo galante proveniente de las nuevas corrientes italianos, menos estridentes y con una armonía más suave.
"Dé al ayre su dulce voz" y "Amor sí, placer no", son dos solos para tiple, posiblemente dirigidos a los monaguillos de la capilla, donde se compara el amor terrenal con el celestial.
Los minuetos (AMCG XII 240) escritos para teclado, son de autor desconocido siendo aptas como piezas circunstanciales o bien como estudios para clavicémbalo, arpa o laúd en la práctica docente de los instrumentistas de la capilla. De los instrumentos de cuerda pulsada tenemos constancia escrita, así como también de algunos de los músicos que los tocaban: Antonio Milans, arpista y maestro de capilla en la sede entre 1719 y 1733, o bien Josep Anglada, laudista y violinista de la capilla hacia al 1730 y natural de Cassà de la Selva.
La pieza "Ball del Prícep" (Baile del Príncipe) (AMCG A238) pertenece a una colección de danzas que posiblemente llegó en el archivo a través de los ministriles contratados ocasionalmente.

Albert Bosch y Jaume Pinyol


Sitio web: Jesús del Oso